Archivo de la categoría: Uncategorized

nacimientos I

Quizás la poesía sea una, el poema sea siempre el mismo. No hay poetas, solo poesía. Solo bocas dispuestas a decir, ojos dispuestos a ver. Quizás seamos parte de algo universal, de la misma semilla que parió el mismo árbol. Devoramos los mismos frutos, abrimos la misma caja, navegamos el mismo mar y volvemos a casa cuando regresamos al verso, al único verso.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Entrevista a Paula Einöder en el programa radial La Máquina de Pensar, 24 de marzo, 2011.

http://audiomaquina.blogspot.com/2011/04/paula-einoder-y-su-experiencia-alemana.html

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Singularidades

Todos tenemos algo que nos hace especiales, o como dice el título, poseemos singularidades que nos caracterizan y nos diferencian del resto. A la hora de escribir, pienso que todos queremos ser distintos del resto, o dicho de otro modo, que buscamos parecernos lo más posible a nosotros mismos. Siempre me pareció que el tema de encontrar la voz personal era el quid de la cuestión para cualquier escritor. Entiendo que la voz personal quizá tenga más relevancia para un poeta, que para un narrador. Si lo pensamos, veremos que no es tan distinto de lo que sucede con los cantantes líricos; cada cantante tiene una tesitura y un registro determinado, y trabajará su voz hasta que encuentre su modo único y propio de cantar. Así, el escritor debe buscarse en medio de tantas voces que no son las suyas.

Sin embargo, es evidente que escribir es consecuencia del acto de leer, y que leer producirá escritura; es como una dieta, todo lo que comamos determinará en gran parte nuestro cuerpo; del mismo modo nuestras lecturas influenciarán nuestra escritura, esto ya nadie puede dudarlo. La intertextualidad recorre toda la Literatura, y quizá Borges estuviera en lo cierto cuando señaló que existen pocas metáforas; la Literatura se cuenta y recuenta a sí misma desde tiempos antiguos. En algún momento, el escritor novel también participará en este diálogo de textos, aportando su visión, y eventualmente encontrará su voz, su singularidad, a través de recrearse a sí mismo en las voces ajenas.

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Comienzos

En un domingo triste, si los hay, estoy saliendo de una bronquitis, pero el mundo sigue afuera tan campante. Sin embargo, me interesa estar adentro, de mi cabeza, de mi cuerpo, de mi cuarto, de mi casa. Cada uno sabe lo que quiere, o no, lo que busca, o no, pero todos queremos algo, buscamos algo. No sé por qué ni para qué abrí un clon de mi blog poesía paulatina, y encima con el mismo nombre, cosas que no tienen explicación al momento de hacerse, pero supongo que el tiempo dirá…Así que, acá estoy, acá estamos, colgados en esta galaxia, goteando en esta Vía Láctea. A la búsqueda, siempre a la búsqueda…porque el tiempo se nos va, el tiempo desaparece y aparece simultáneamente, casi sin que nos demos cuenta. El tiempo es la ironía más grande, y no es que quiera ir en contra de las cosas, ya sé que hay cosas que no se pueden cambiar. Pero desde que nacemos el tiempo está ahí, buscando el momento de hacernos jaque. Espero que las musas se apiaden de mí una vez más, y vengan a jugar juegos conmigo en esta soledad querida y buscada, porque, en definitiva, lo importante es jugar.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

pesadilla IV

Lo peor de las pesadillas es cuando no vuelven. Supongo que la mayoría cree que lo contrario es lo cierto, que la recurrencia de las pesadillas es lo más terrible. Sin embargo, puesta a pensar puedo concluir todo lo contrario, que en efecto lo peor es cuando las pesadillas no retornan. La razón de ello es justamente que puedan volver a invadirnos, a pegarnos donde más nos duele, en nuestro talón de Aquiles mental de modo imprevisto, cuando tenemos las defensas bajas y nuestra parte blanda sin protección. Encuentro esto siniestro y la sola idea me atemoriza. Cuando las pesadillas hacen uso del eterno retorno estamos preparados para enfrentarlas a capa y espada. Pero cuando de repente no vuelven más, quedamos para siempre a la merced de su horror. Nada se le compara, ¡estén seguros de ello!

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

poesía pintada II

 

 

 

 

 

 

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

pesadilla III

>Supongo que muchos de ustedes estarán familiarizados con la obra de Ramón María del Valle-Inclan Luces de bohemia que entra dentro del estilo literario llamado esperpento. Valle-Inclán se basó en los espejos esperpentos (cóncavos y convexos que deforman la figura humana que se pose frente a ellos) que estaban en el famoso bar de Madrid situado en la calle del Gato. Fue una atracción de la época y sin duda muy divertido para los transeúntes. Valle-Inclán vio más allá de la diversión e intuyó las potencialidades. El asunto estriba pues en este punto esencial: ¿la imagen que refleja el espejo esperpento es una imagen deformada de la realidad? O es en realidad, ¿un fiel reflejo del contexto social, deforme y grotesco?

Sí, me gustan los juegos, los juegos de espejos, los espejos esperpentos, donde nos vemos formados, deformados, armados, desarmados. ¿Cuál es nuestra verdadera imagen? ¿Una, más de una quizás?

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

pesadilla II

>Existe eso de “Tú puedes ser tu peor enemigo” y creo que esto bien se puede aplicar a la noción de pesadilla: “Tú puedes ser tu peor pesadilla”. Me parece que indudablemente todos hemos sentido esto alguna vez: que nosotros somos nuestra propia pesadilla andante. Claro, muchas veces son los otros, pero la mayoría de las veces creo que nosotros mismos llevamos la de ganar todos los premios en el concurso de las peores pesadillas. Cada uno es su pesadilla, única e irrepetible, y vean el morbo en eso! Nada lo supera!

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

cancionero II

>La canción del cantor
Alfredo Zitarrosa

Canta el cantor su pena y sus alegrías,
pero nunca ha podido cantar las mías.
Yo tampoco las canto, porque mis penas
de ser tan sólo mías, son como ajenas.
Y cuando estoy contento, tampoco canto,
no sea que de las risas vengan los llantos.

Con cada canto nuevo, siente el que canta
que le sube la vida por la garganta.
Los cantores que cantan cosas prestadas
son como los gorriones, van en bandadas.
Mejor cantar poquito, como el hornero,
y levantar el nido frente al pampero.

No hay canción que me cante, dice el trovero,
para el buey de adelante sobra el sendero.
Porque el canto me sale, como aprendido,
desde el nacer peleando contra el olvido.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

feelings VIII

>

Lo que yo quisiera es vivir mi vida diurna entre libros y papeles y pasar las noches junto a un cuerpo. Ése es mi ideal.

Diarios de Alejandra Pizarnik, Barcelona: Lumen: 2003, pp. 55-56.

El despertar

a León Ostrov

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es o nunca jamás o simplemente fue

¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría les destruía el corazón
Recuerdo las negras mañanas del sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

Alejandra Pizarnik, Las aventuras perdidas, 1958.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized