Archivo mensual: abril 2012

nacimientos III

No hay que creer para nacer: simplemente nacemos mordiendo el trueno.
Más adelante explotarán nuestras narinas y nos llenaremos de alambres para que alumbre el tallo.
Pequeños monstruos a mansalva nos crecen. Nacemos para no morir.
En eso estamos cuando la campana se retuerce en venas cerradas a cal y canto.
Pero eso también pasará: simplemente naceremos.

Deja un comentario

Archivado bajo nacimientos

El plato fuerte

Perdí el hilo de todo pero encuentro
que tengo una madeja  desordenada
una montaña de caos destejido mirándome.
¿Qué hacer frente a tanto desastre?
Definitivamente la solución la encontré en unas tijeras:
corté y corté y corté.
Al final tuve hilos menos largos
obviamente sin nudos.
Eran unos tallarines de pedazos de tiempo
puzzle de historias y recortes de espacios
que además no tenían condimento y lo peor
¡seguían contemplándome como si nada!

2 comentarios

Archivado bajo inédito 1994

ars poética o las virtudes de la profanación

la poesía viene de un lugar inaccesible 
a una estatura normal
es carente en un coeficiente medio
sonoramente ineficaz
en emociones ventiladas
tiene un alto riesgo cardíaco
acomete al interesado
en los momentos más profanos
es didácticamente anárquica
se divide a si misma
en una meiosis caótica
para reconocimientos previsibles
nunca es titular de ninguna cartera
huele mal dentro del monedero
pero sí es agradable en sobres
debajo de almohadas
al oído de cabezas poco usuales
y tiene su cúspide cuando asoma 
el ala de su vuelo más carnal


1 comentario

Archivado bajo inédito 1996

nacimientos II

Si verdaderamente nacemos en las vocales, si nos abrimos al fuego del movimiento, si verdaderamente somos fauces perdidas, si devoramos el ritual de la palabra, si verdaderamente nacemos en el balbuceo hecho carne poética, si comemos las estrellas placentarias ya explotadas, si verdaderamente nacemos en el lobo del bosque rojo, si somos bocas alfareras dispuestas a ser barro luminoso, si verdaderamente nacemos, entonces ven conmigo a beber de la savia medular que aflora en cada estría del árbol, nervadura del bardo en eterno nacimiento.

1 comentario

Archivado bajo nacimientos